Contactanos
 Suscribete

Nosotros


Años tras año se viene perdiendo grandes masas forestales, como consecuencia de la gran cantidad de incendios, talas indiscriminadas de árboles y otros desastres naturales, la cobertura vegetal de nuestro país disminuye, sin considerar la importancia de las funciones ecológicas que cumplen los bosques.

Esta pérdida conlleva efectos preocupantes tales como la disminución del proceso de transformación del dióxido de carbono que expulsamos de ser transformada en oxígeno ya que sin árboles el proceso de fotosíntesis es imposible. La existencia de oxigeno es una de las principales objetivos de la reforestación.

La reforestación también es importante para que con mayor presencia de árboles la eliminación de partículas contaminantes como el polvo, polen, humo, cenizas y otros elementos nocivos para el sistema respiratorio.

Asimismo, la reforestación aporta a disminuir el efecto invernadero, los árboles son los encargados de absorber y filtrar el Carbono no solo eliminándolo de la tierra sino convirtiéndolo en oxígeno. La presencia de gran cantidad de árboles puede incluso modificar el clima local haciendo bajar las altas temperaturas en las ciudades donde ellas se intensifican más por la presencia de acero y asfalto.

Otra función muy importante que desarrollan los árboles es aportar en la conservación de fuentes de y reducción de la erosión del suelo y la sedimentación de los ríos. Hábitat de un sinfín de vida animal y por tanto la conservación de la biodiversidad.

Si no conseguimos concienciar a la gente de que la reforestación es la única arma con la que contamos para seguir manteniendo los pulmones verdes de nuestra tierra, posiblemente dentro de algunos siglos, la calidad de vida en nuestro planeta será considerablemente más baja.

Frente a estos argumentos, reforestar es una necesidad que cada vez tiene mayor urgencia e importancia a nivel mundial. Reforestar es repoblar un territorio con árboles, en zonas que por distintas razones como crecimiento de la mancha urbana, construcción de parques donde predomina el cemento o cascajo, incendios forestales u otros cambios en el uso del suelo conllevó la extracción de árboles. Esta se constituye entonces en una acción imprescindible para la supervivencia del hombre y de otros seres vivos de los diferentes ecosistemas.